La cama de los padres

holahola.jpg
Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en whatsapp
Compartir en telegram
Compartir en email

 

 

La cama de los padres tiene un imán y acá, para mí, (nadie me convence de lo contrario) tiene una magia, somnífero, un polvo misterioso de amor impregnado en las almohadas, que hace que los niños se duerman inmediatamente y que la peor de las pesadillas, el más tenebroso terror nocturno, huya a siete pies.

 

En la cama de los padres, el último refugio de los miedos, la paz es absoluta y total.

Ahí llegan, llevados por padres agotados y perdedores, o por su propio pie, todos sudados y asustados, pajaritos a volar de noche a caminar por los pasillos de la casa, hasta que lleguen al lugar de los lugares. De sábanas suaves y el olor de los progenitores. Donde caen como moscas a dormir tranquilos.

 

Los padres fingen que les importa, a la mañana siguiente: «¡Fuiste para nuestra cama otra vez! ¿Cuándo es que aprenderás a superar los miedos y a dormir solo? ¡Tienes que crecer!». Pero ni miran a los ojos de los hijos cuando dicen estas cosas, con miedo de que descubran que en ese breve regreso al nido, a la cuna inicial, los padres se llenan de amor y ternura y también ellos se escudan en sus inquietudes.

 

Un cuello caliente. Una manita gordita en nuestro pelo. Un pie de regreso a la costilla de la madre. La respiración tranquila en la funda compartida.

El deseo secreto de que el nido quede así para siempre y que la mañana tarde mucho en llegar.

¡Que el polvo misterioso de amor de las almohadas preserva para siempre estas excursiones nocturnas de mimo, que no son más que un inteligente presagio, de una nostalgia inmensa, de los mejores días de esta vida!

 

Texto: Rita Hierro Rodríguez

 

Fuente: Yo Soy Gaia https://www.facebook.com/YoSoyGaia/

Agradecimiento: Isa Fandos

 

 

 

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en whatsapp
Compartir en telegram
Compartir en email

Artículos Relacionados