Aprovechad para leer a Lao-tsé en esta semana de descanso y relax

balance
Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en whatsapp
Compartir en telegram
Compartir en email

 

En este macro puente de la Constitución tendremos más tiempo para nosotros por eso os sugerimos lecturas que reconforten y serenen interiormente. El Tao Te Ching es una de esas propuestas intemporales que siempre podemos leer independientemente de nuestra edad y nuestro momento vital. Siempre nos alimentará porque son estrofas llenas de sabiduría escritas por Lao-tsé (570 a C. 490 a. C.), filósofo chino considerado el fundador del taoísmo. Os dejamos una de ellas:

El empleo de la habilidad

El buen caminante no deja huellas.
El buen orador no necesita desmentir. 
El que sabe calcular no necesita ábaco. 
Quien sabe cerrar no necesita candado ni llaves y sin embargo, nadie puede abrir lo que él cierra.
Quien sabe atar no precisa cuerdas ni nudos, y sin embargo, nadie puede desatar lo que él ata. El sabio siempre conoce el modo de salvar a las personas; por eso para él no existen hombres reprobables.
Sabe cuidar todas las cosas; por eso no hay cosas viles para él. 
Además a esto se le llama clarividencia.

¿Qué es un hombre bueno?
Es el maestro de un hombre no-bueno.
¿Qué es un hombre no-bueno?
Es la materia de un hombre bueno.
Quien no aprecia a su maestro, 
quien no ama su materia,
aunque cumpla su tarea perderá el tiempo.
Esa es la clave del misterio.

Estrofa XXXVII Tao Te Ching – Lao Tse

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en whatsapp
Compartir en telegram
Compartir en email

Artículos Relacionados