Descubren que el cerebro detecta inconscientemente cambios en los campos magnéticos de la Tierra

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en whatsapp
Compartir en telegram
Compartir en email

Un grupo de investigadores acaba de descubrir que el cerebro humano puede sentir campos magnéticos de la Tierra. Ha sido demostrado por una nueva investigación que ha salido a la luz para confirmar muchas teorías que antes sonaban descabelladas.

 

Muchos humanos pueden detectar inconscientemente cambios en los campos magnéticos de la Tierra. Así lo han dicho distintos científicos de Caltech y de la Universidad de Tokio. Ante esta afirmación un conjunto de científicos han desarrollado un experimento que muestra cómo las ondas cerebrales humanas responden a diversos cambios ante los campos magnéticos de la Tierra.

La investigación muestra los cambios en la amplitud de las ondas alfa después de las rotaciones de un campo magnético terrestre. Las ondas alfa son oscilaciones electromagnéticas que se generan a partir de la actividad eléctrica que se producen en las células cerebrales, exactamente en el tálamo.

El estudio, dirigido por el geocientífico Joseph Kirschvink y el neurocientífico Shin Shimojo en Caltech, así como por el neuroingeniero Ayu Matani en la Universidad de Tokio, ofrece pruebas experimentales de que las ondas del cerebro humano responden a cambios controlados en los campos magnéticos de la Tierra. . Kirschvink y Shimojo afirman que esta es la primera evidencia concreta de un nuevo sentido humano: la magnetorecepción. Sus hallazgos fueron publicados por la revista eNeuro el 18 de marzo de este año 2019.

Si muchos animales tienen magnetorecepción ¿por qué no nosotros?

Por ejemplo, las abejas, los salmones, las tortugas, las aves, las ballenas y los murciélagos usan el campo geomagnético como ayuda para navegar, y los perros pueden ser entrenados para localizar imanes enterrados. Durante mucho tiempo se ha teorizado que los humanos pueden compartir una habilidad similar. Sin embargo, a pesar de una serie de investigaciones que intentaron probarlo en los años 80, nunca se pudo demostrar de manera concluyente.

Aristóteles describió los cinco sentidos básicos como visión, oído, gusto, olfato y tacto. Sin embargo, no consideró la gravedad, la temperatura, el dolor, el equilibrio y varios otros estímulos internos que ahora sabemos son parte del sistema nervioso humano. Nuestra ascendencia animal sostiene que los sensores del campo geomagnético también deberían estar presentes, no representando el sexto sentido sino tal vez el décimo o undécimo sentido humano por descubrir”. Esto ha dicho Kirschvink, coautor del estudio.

Para tratar de determinar si los humanos perciben los campos magnéticos, Kirschvink y Shimojo construyeron una cámara aislada protegida por radiofrecuencia e hicieron que los participantes se sentaran en silencio y en completa oscuridad durante una hora. Durante ese tiempo, cambiaron el campo magnético en silencio alrededor de la cámara y midieron las ondas cerebrales de los participantes a través de electrodos colocados en 64 ubicaciones en sus cabezas.

La prueba se realizó con 34 participantes humanos de un rango de edad amplio y una variedad de etnias. Durante una sesión dada, los participantes no experimentaron conscientemente nada más interesante que sentarse solos en la oscuridad. Sin embargo, entre muchos participantes, los cambios en sus ondas cerebrales se correlacionaron con los cambios en el campo magnético que los rodeaba. Los investigadores rastrearon la onda alfa en el cerebro, que ocurre entre 8 y 13 Hz (la cual es una medida que determina si el cerebro está activado o si se encuentra en modo de reposo). Cuando un cerebro humano no está conectado, el poder alfa es alto. Cuando algo llama su atención, consciente o inconscientemente, su poder alfa cae.

Los experimentos mostraron que, en algunos participantes, el poder alfa comenzó a disminuir desde los niveles de referencia inmediatamente después de la estimulación magnética, disminuyendo hasta en un 60 por ciento durante varios cientos de milisegundos, y luego se recuperó a su estado inicial unos segundos después del estímulo.

“Esta es una respuesta clásica y bien estudiada de ondas cerebrales denominada desincronización relacionada con eventos, o alfa-ERD”, dice Shimojo, profesor de Psicología Experimental de Gertrude Baltimore y miembro afiliado de la facultad del Instituto Tianqiao y Chrissy Chen para Neurociencia en Caltech.

Las pruebas revelaron además que el cerebro parece estar procesando activamente información magnética y rechazando señales que no son “naturales”. Por ejemplo, cuando la componente vertical del campo magnético apuntaba constantemente hacia arriba durante los experimentos, no hubo cambios correspondientes en las ondas cerebrales. Debido a que el campo magnético normalmente apunta hacia abajo en el hemisferio norte, parece que el cerebro está ignorando las señales que obviamente son “erróneas”. Kirschvink sugiere que este componente del estudio podría verificarse replicando el experimento en el hemisferio sur, donde debería mantenerse el patrón opuesto.

 

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en whatsapp
Compartir en telegram
Compartir en email

Artículos Relacionados