Dos productos sencillos e indispensables para lograr un cabello de película

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en whatsapp
Compartir en telegram
Compartir en email

Largo. Corto. Liso o rizado. Estilo pixie, bob o con ondas al agua como en los años 50. No importa cómo sea y cómo te guste llevarlo y peinarlo ni cuántas veces cambies su apariencia a lo largo de los años. El cabello es uno de los atributos estéticos y una de las señas de identidad que más y mejor nos definen, y lucirlo siempre sano, bonito, saludable y con brillo es posible gracias a la cosmética capilar. Que, en los últimos años, todo hay que decirlo, ha experimentado un crecimiento imparable con el lanzamiento al mercado de fórmulas cada vez más eficaces y respetuosas para lograr mantener nuestra melena a punto con acabados perfectos.

De entre todas ellas, por su versatilidad y los buenos resultados que proporciona, el aceite de cabelloes un must que se ha impuesto con fuerza en los tocadores de todo el mundo. Convirtiéndose en el mejor compañero de belleza capilar para nutrir el pelo desvitalizado o, simplemente, para aportarle un plus de fuerza y luminosidad.

Aunque el aceite de cabello está especialmente recomendado en aquellos casos en los que el pelo está seco y estropeado o cuando tenemos las puntas abiertas, lo cierto es que, por su gran poder de hidratación, su uso frecuente en todo tipo de melenas nos ayudará a mantener la fibra capilar protegida frente a los efectos nocivos de los rayos solares o la contaminación atmosférica.        

Otro de los productos capilares que también nos ayudará a mantener nuestro pelo en condiciones óptimas es el spray desenredante, un formidable aliado a la hora de solucionar nudos y enredos sin tener que pelearnos con el peine y el cepillo. En este caso, el producto se aplica tras el lavado y posterior secado del pelo con la toalla. Y con unas pocas pulverizaciones, lograremos que el peinado sea una tarea fácil y suave. Yendo de las raíces hasta las puntas con movimientos lentos y cortos para que el spray desenredante pueda hacer todo su trabajo y su magia.

Tanto el aceite de cabello como el spray desenredante pueden encontrarse en los lineales físicos y tiendas online de todos los supermercados, grandes superficies y centros especializados en productos cosméticos. El primero, además, elaborado con exquisitas formulaciones en las que se incluyen, por su gran poder humectante y nutritivo, ácidos grasos procedentes del argán, el coco, el aguacate o el aceite de oliva. También, otros maravillosos elementos como vitaminas, antioxidantes y proteínas vegetales capaces de devolver al cabello dañado todo su esplendor.

Dependiendo de las características, longitud y necesidades específicas de cada persona, el aceite de cabello suele usarse antes del peinado (con el pelo seco o húmedo) aplicando unas gotas de producto en la palma de las manos y extendiéndolo luego por las zonas más desvitalizadas del pelo con suavidad. Asimismo, en aquellos cabellos con necesidad de cuidados urgentes, también se puede usar a modo de mascarilla mezclándolo con nuestra crema hidratante capilar de cabecera antes del lavado, o bien como tratamiento nocturno antes de irnos a dormir. En este caso, después de aplicar el aceite de cabello, lo ideal es envolvernos el pelo con una toalla o un gorro para que los principios activos actúen sobre nuestras fibras capilares durante toda la noche.

El aceite de cabello y el spray desenredante pueden usarse de manera conjunta o alternativa en las rutinas de cuidado capilar. Los resultados sobre la belleza y la salud del pelo son inmediatos y de película. Además, su uso continuado nos brindará la oportunidad de disfrutar de grandes momentos de autocuidado y bienestar que nos ayudarán, en medio del ajetreo diario, a sentirnos mejor.         

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en whatsapp
Compartir en telegram
Compartir en email

Artículos Relacionados