Estar sentado mata ¿Qué cree usted que causa más muertes en nuestra sociedad?

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en whatsapp
Compartir en telegram
Compartir en email

Más que el tabaco, la contaminación, la delincuencia, los suicidios y los accidentes de tráfico… ¡Estar sentado! Ya sea frente a la pantalla del ordenador, de la televisión, ante el plato, en el coche o en el sofá, su cuerpo sufre… y su esperanza de vida disminuye. Y el fenómeno se está convirtiendo en una epidemia con la generalización de los ordenadores en el trabajo.

Enfermedades del corazón, diabetes, obesidad e incluso cáncer, los efectos perjudiciales sobre nuestra salud que trae consigo pasarse el día sentado están superando las peores expectativas de los médicos.
Nuestros cuerpos no fueron “diseñados” para esto. Y sus dramáticas consecuencias empiezan a manifestarse.

Es bueno saber que…

El hecho de estar sentado no supone prácticamente ningún consumo energético. Fíjese en el consumo que suponen las siguientes actividades en comparación con estar simplemente sentado:

  • Usted consume un 10% más calorías simplemente estando de pié.
  • Usted consume un 15% más calorías al masticar chicle.
  • Usted consume un 150% más calorías al caminar.
  • Usted consume un 220% más calorías al subir escaleras.

Pero los efectos negativos sobre su salud de estar sentado no sólo se manifiestan a largo plazo. Su cuerpo comienza a desestructurarse tan pronto como se sienta.

¿Cómo le destruye el estar sentado?

Tan pronto como usted se sienta:

  • La actividad eléctrica en las piernas se detiene.
  • Su consumo de energía baja a 1 caloría por minuto.
  • Las enzimas que ayudan a descomponer las moléculas de grasa disminuyen un 90%.

Después de dos horas:

  • Su nivel de colesterol HDL, lo que muchos médicos llaman “colesterol bueno”, disminuye en un 20%.

Después de 24 horas de total sedentarismo:

  • La eficacia de la insulina disminuye en un 24% y aumenta el riesgo de diabetes.

¿Cómo salir de su silla vivo?

En el trabajo tendrá que poner en marcha pequeños gestos como los siguientes:

  • Si tiene un teléfono fijo inalámbrico, o cuando hable por el móvil, aproveche para caminar por la oficina.
  • Siempre utilice las escaleras en vez del ascensor.
  • Si tiene una reunión con otra persona en la que no va a ser imprescindible tomar notas, ¿por qué no proponer a su colega pasear mientras hablan? Además de los beneficios para su salud, caminar permite hablar estando lado a lado en lugar de frente a frente, lo que facilita la comunicación. Se crean lazos de confianza, se favorece la sinceridad, la reflexión y la claridad al exponer, al estar el cerebro mejor oxigenado.
  • Si va a comer fuera de la oficina, aproveche para ir dando un paseo. Si escoge un lugar que está algo más alejando, el paseo será más largo.
  • No se limite a estirar el brazo o arrastrar la silla para alcanzar algo que está un poco alejado. ¡Levántese y ande!
  • Por muy concentrado que esté realizando un trabajo, oblíguese a levantarse cada hora y media.
  • Aprenda a realizar sencillos ejercicios que pueden hacerse incluso en la misma silla (de movilidad, flexibilidad y respiración), que añadirán algo de movimiento a su jornada de trabajo. Incluso hágase con una pelota antiestrés para mover las manos de vez en cuando.
  • Si va al trabajo en transporte público y hace buen día, bájese una parada antes del autobús o del metro y vaya andando el resto hasta su destino. Y si va en coche, aparque un poco lejos de su oficina.
  • Opte por acercarse hasta la mesa de su compañero y hablar en persona en lugar de tantos e-mails.
  • Plantéese organizar con los compañeros de trabajo alguna actividad deportiva común. Además de hacer ejercicio, servirá para estrechar lazos entre colegas y hacer equipo.

¡A su salud!

Juan-M. Dupuis – tenersalud@saludnutricionbienestar.com 

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en whatsapp
Compartir en telegram
Compartir en email

Artículos Relacionados