La falta de citas para la visa americana esta provocando que muchos tomen la vía ilegal

El coste de una visa americana puede ser muy alto para muchas personas, sobre todo para aquellas en situación de vulnerabilidad.

No es un secreto que muchas personas de América del Sur están emigrando hacia América del Norte, por mencionar un ejemplo, por lo que una gran cantidad de ciudadanos anhela conseguir una cita para obtener una visa americana. Pero esto no siempre es fácil.

La mayoría de las veces, el sistema está saturado, debido a tantas solicitudes. Es entonces cuando las personas se convierten en víctimas que caen en manos de estafadores y bandas organizadas que solicitan cantidades inimaginables para poder salir del país.

Ante esta realidad, y sin ninguna otra opción evidente, los connacionales comienzan a tomar rutas ilegales en las que ponen en peligro sus vidas.

Citas para obtener una visa americana

Hoy día muchos desean vivir el llamado ‘sueño americano’, en tierras estadunidenses, pero al consultar en las embajadas, no hay fechas próximas disponibles.

Así, hay quienes recurren a gestores para que les llene un simple formulario, como el Formulariods-160, o para solicitar una renovación de visa, cuando en realidad este es un trámite sencillo que se puede hacer por sí mismo,  o con muy poca asistencia, sin necesidad de caer en engaños o estafas, ni tener que pagar sumas enormes.

Por ello, siempre resulta conveniente asesorarse sobre los trámites, cómo se realizan, cuáles son los costos mínimos y tratar de hacerlo de la forma más legal y económica.

Los procesos migratorios

Cabe destacar que la migración de seres humanos es un proceso que consiste en la movilización, voluntaria o forzada, de personas, quienes hacen un cambio permanente o no dentro de una ciudad, región o país de residencia.

Este proceso es tan antiguo, que se dice que los seres humanos lo han hecho desde los orígenes de la humanidad, hasta el punto en el que hoy podemos decir que todos los seres humanos somos migrantes o descendientes de migrantes.

Algunos autores ubican el inicio de estos desplazamientos desde un punto en África, hacia el resto del mundo. Lo cierto es que en la actualidad las migraciones masivas se relacionan con eventos como las guerras, el pertenecer a una étnica religiosa por la cual se reciba discriminación, el hambre, desempleo, catástrofes climáticas, persecuciones políticas, entre otros.

No obstante, la salida desesperada, especialmente de un país hacia otro, ha llevado a que muchas personas se conviertan en víctima de trata por parte de peligrosos grupos y queden incluso en situaciones peores, como la misma esclavitud en países extranjeros.

Son muchos las aristas que hoy día impulsan a que muchas personas se desplacen. En este contexto de globalización, avances tecnológicos, oportunidades de trabajo, mejores sistemas tecnológicos y de comunicación han promovido la migración. De hecho, algunos estudios apuntan a que la migración profesional es multicausal y tiene repercusiones para los países de origen y de destino. 

Pero, la mejor recomendación es que esta siempre sea ordenada, siguiendo las leyes de los países a los que se piensan entrar y con la debida documentación.

Sin embargo, esto no libra de ciertos desafíos, tales como la xenofobia que existe en muchas regiones, por partes de personas que temen la llegada de migrantes, debido a ciertos temores, como perder sus empleos o que su economía se pueda ver afectada.

Migraciones internas e internacionales

Con la consolidación de los estados nacionales, a inicios de la Edad Moderna, se han presentado dos tipos de migraciones, las internas, que generalmente ocurre cuando la población campesina se desplaza hacia las grandes ciudades, fomentando la urbanización, y las internacionales, cuando las personas salen de las fronteras de un país para ingresar a otro.

Son muchos los retos y desafíos, por lo que las Naciones Unidas ha instado a buscar soluciones dentro del marco de los derechos humanos, la sostenibilidad y la igualdad.

De igual manera, la Organización Internacional del Trabajo (OIT) también ha puntualizado que en los procesos migratorios se conjugan cuatro factores que suelen ser: el derecho a no emigrar, el derecho a emigrar, el derecho a regresar y el derecho a inmigrar.

En cualquier caso, las personas deben cerciorarse sobre las múltiples opciones que existen para hacer migraciones ordenadas, por vías legales, sin arriesgar sus vidas, ni la de sus hijos, evitando tomar rutas peligrosas que pueden ser mortales.

Finalmente, es de señalar que no todo en la migración es negativo, pues esta trae consigo, en ciertas oportunidades, algunos beneficios que se reflejan tanto en el país que el migrante deja, como en el de acogida.

En el casi del país que se deja, se suele reducir la tasa de desempleo y una disminución de la demanda de agua, tierra, alimentos y recursos naturales. Mientras que, en los países de acogida, si hay escasez de mano de obra, debido al envejecimiento de la polarización, la población que llega puede ocupar esos puestos y ayudar al crecimiento económico.

Además, muchos tienen la oportunidad de mejorar su calidad de vida, obtener más ingresos y tener mejores oportunidades económicas. Pero, estos también son puntos debatibles y cada quien es libre de opinar, según sus propias experiencias. 


Isbelia Farías

Abogada

Dra. Ciencias Sociales


Artículos Relacionados