Las razones por las que la natación es el mejor de los deportes para el cerebro

Natacion.jpg
Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en whatsapp
Compartir en telegram
Compartir en email

La natación puede ayudar a la supervivencia de las neuronas y reducir los impactos cognitivos del envejecimiento. Un creciente número de investigaciones sugiere que la natación podría proporcionar un impulso único a la salud del cerebro, de acuerdo a un reportaje de BBC Mundo. En concreto: nadar de manera regular mejora la memoria, la función cognitiva, la respuesta inmunitaria y el estado de ánimo.

También puede ayudar a reparar el daño causado por el estrés y forjar nuevas conexiones neuronales en el cerebro. Los científicos todavía están tratando de descifrar cómo y por qué esta actividad en particular produce estos efectos beneficiosos para el cerebro.

 

-Conexiones cerebrales-

Hasta la década de 1960, los científicos creían que la cantidad de neuronas y conexiones sinápticas en el cerebro humano era finita y que, una vez dañadas, estas células cerebrales no podían reemplazarse. Pero esa idea fue desacreditada cuando los investigadores comenzaron a ver una amplia evidencia del nacimiento de neuronas, o neurogénesis, en cerebros adultos de humanos y otros animales.

Ahora existen pruebas claras de que el ejercicio aeróbico puede contribuir a la neurogénesis y desempeñar un papel fundamental para ayudar a revertir o reparar el daño a las neuronas y sus conexiones tanto en mamíferos como en peces.

Así una de las formas clave en que ocurren estos cambios en respuesta al ejercicio es a través del aumento de los niveles de una proteína llamada factor neurotrófico derivado del cerebro (FNDC). Se ha demostrado que la plasticidad neuronal, o la capacidad del cerebro para cambiar, que provoca esta proteína, estimula la función cognitiva, incluidos el aprendizaje y la memoria.

¿Cómo se relaciona con la natación? La natación ha sido reconocida durante mucho tiempo por sus beneficios cardiovasculares.

Y esto se debe a que la actividad involucra a todos los grupos principales de músculos y el corazón tiene que trabajar mucho, lo que aumenta el flujo sanguíneo por todo el cuerpo. Esto conduce a la creación de nuevos vasos sanguíneos, un proceso llamado angiogénesis.

El mayor flujo sanguíneo también puede conducir -refiere la nota- a una gran liberación de endorfinas, hormonas que actúan como un reductor natural del dolor en todo el cuerpo. Este aumento provoca la sensación de euforia que a menudo sigue al ejercicio.

 

En un estudio se demostró que la natación estimula las vías cerebrales que suprimen la inflamación en el hipocampo e inhiben la apoptosis o muerte celular. El estudio también mostró que la natación puede ayudar a la supervivencia de las neuronas y reducir los impactos cognitivos del envejecimiento.

 

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en whatsapp
Compartir en telegram
Compartir en email

Artículos Relacionados