¿Qué es la Fitoterapia y qué beneficios otorga a nuestro organismo?

La fitoterapia es una práctica que se está poniendo de moda y que está en crecimiento. No debe confundirse con la fisioterapia, ya que la fitoterapia hace uso de especies vegetales y sus derivados para prevenir, curar o aliviar síntomas y enfermedades.

Las plantas cuentan con un complejo metabolismo. En la actualidad, la propia OMS reconoce la eficacia de las plantas medicinales en el tratamiento y prevención de un gran número de enfermedades. Por el hecho de que, a diferencia de la medicina sintética o convencional, la fitoterapia utiliza matrices vegetales complejas. Estas matrices están constituidas por plantas enteras o por partes de ellas, como hojas y raíces mismamente.

Las plantas medicinales son la base de la fitoterapia y una de las partes más fundamentales de esta doctrina como es la medicina natural. En España existen marcas específicas que se centran en la curación a través de plantas medicinales, como la soria natural, que se dedican a la recolección, tratamiento y comercialización de plantas medicinales, así como a la venta online de sus productos.

El origen y concepto de fitoterapia se originó cuando el médico francés, Henri Leclerc, empleó el término por primera vez en 1913 y publicó varias ediciones del Précis de Phytothérapie “Manual de Fitoterapia”, con una primera edición publicada en el año 1922.

Los beneficios que aporta la Fitoterapia a nuestro cuerpo

Pero, ¿y qué beneficios trae a nuestro organismo? Ciertamente, son varios, pero se puede resumir en que no se utilizan químicos. Además, es económico y apenas muestra efectos secundarios, por lo que es una gran opción para nuevos tratamientos.

También ofrece varias mejoras en varios aspectos, como una mejoría en la recuperación de lesiones, una mejora en la defensa del sistema inmunológico, menos molestias digestivas, una mejoría en la calidad del sueño y reducción del estrés.

Uno de los mayores beneficios de la fitoterapia es que la concentración de principios activos se halla biológicamente equilibrados por sustancias que son totalmente complementarias. Además, no se acumulan en el organismo y sus efectos secundarios dañinos son más bien limitados en comparación.

En cambio, los medicamentos tradicionales potencian la acción activa de la materia prima contra las enfermedades, ofreciendo un período más corto para la cura, pero también pueden acarrear dependencia y reacciones adversas, que van desde un malestar de estómago a alergias de la piel, entre otros.

¿En qué casos utilizar fitoterapia?

La fitoterapia es empleada para combatir el insomnio, el dolor de cabeza, el nerviosismo, los parásitos intestinales, problemas de la piel, gripe, tos, dolor de garganta, impotencia y mejora la circulación de la sangre. Algunas de estas plantas son además diuréticas, por lo que poseen propiedades que aceleran el metabolismo y ayudan a perder peso.

Conclusión

Las plantas medicinales son totalmente seguras y tienen multitud de beneficios. Hoy en día tienen un altísimo control de calidad por parte de los laboratorios que las comercializan, con cada vez más estudios científicos investigando sobre drogas vegetales y el uso responsable sobre ellas. A la hora de consumir este tipo de plantas para una utilización medicinal, es recomendable procurar estar supervisados por un profesional y consultar cualquier duda con el tratamiento de alguna de estas afecciones con un profesional sanitario, como un farmacéutico mismamente.

Artículos Relacionados