Comer menos, vivir más

savia opt

 

Durante miles de años, el ayuno o la restricción calórica se ha utilizado como una terapia curativa para restaurar la salud y revertir el proceso de envejecimiento. Los animales se abstienen de comer cuando están enfermos o en hibernación. De la misma manera, el cuerpo humano sabe instintivamente abstenerse de ingerir alimentos sólidos cuando está enfermo y necesita sanar. …¿Te has dado cuenta que a veces te apetece comer menos de lo habitual? Esta es la manera que el cuerpo tiene de advertirnos que es hora de hacer una pausa con la comida ya que cuando hacemos la digestión gastamos mucha energía, en cambio si dejamos de comer esta energía es utilizada para curarnos y mejorar nuestra salud.

 

No en vano, 60 años de investigación revelan que la reducción del consumo de calorías prolonga la duración de la vida humana.

HECHO: La restricción calórica a corto plazo revierte el proceso de envejecimiento, reduce los radicales libres, y altera la sensibilidad a la insulina.

Recientes estudios científicos sugieren que la restricción calórica a corto plazo en realidad puede retrasar el envejecimiento. Los científicos han observado que la reducción de la tasa metabólica asociada con la restricción calórica reduce los radicales libres, lo que contribuye a la lucha contra el envejecimiento.

Muchas otras alteraciones metabólicas están asociadas con la restricción calórica. Se altera la sensibilidad a la insulina, el exceso de secreciones hormonales y la expresión del gen del corazón, el músculo y el cerebro, lo que ralentiza el proceso de envejecimiento. (Dr. Stephen R Spindler, PhD, del Departamento de Bioquímica de la Universidad de California).

HECHO: La pérdida del exceso de peso reduce el riesgo de enfermedades asociadas con el envejecimiento.

Los estudios también han demostrado que una dieta baja en calorías no sólo reduce el colesterol, la presión arterial, y otros factores de riesgo asociados con la enfermedad cardíaca, sino también protege de accidentes cerebrovasculares, de diabetes, reduce riesgos de cáncer y del Alzheimer. (John O Holloszy, Escuela Universitaria de Medicina de Washington en St. Louis, Missouri).

HECHO: El ayuno mejora los patrones del sueño, aumenta la concentración durante el día, restablece el equilibrio emocional, y aumenta la producción de hormonas del crecimiento.

Un estudio que analizó un grupo de 15 voluntarios sanos, no obesos, que hicieron ayuno en sus casas durante una semana, llegó a la conclusión que la calidad del sueño, los niveles de concentración durante el día, el vigor y el equilibrio emocional aumentaron al mismo tiempo como consecuencia de ello. (A. Michalsen, F. Schlegel, A. Rodenbeck, R. Lüdtke, G. Huether, H. Teschler, GJ Dobos, Anales de Salud y Nutrición).

HECHO: El ayuno intermitente produce mayores beneficios que la restricción calórica.

Un estudio realizado en 2002 en ratones por el Instituto Nacional sobre el envejecimiento en Baltimore reveló que los resultados del ayuno intermitente alcanzaron o superaron los de la restricción calórica, incluyendo la reducción de la glucosa sérica, los niveles de insulina y aumento de la resistencia de las neuronas en el cerebro al estrés excitotoxicidad* (*proceso patológico que daña a las neuronas)

Así la buena noticia es que el ayuno a corto plazo, que sería realmente mucho más fácil de de incorporar en nuestro estilo de vida, produce en realidad más beneficios que la restricción de calorías en una dieta común.

HECHO: El ayuno reduce los niveles de leptina para reducir el riesgo de cáncer de mama y ginecológico en la mujer.

Las personas obesas tienen mayores niveles de leptina, cosa que a su vez altera la función de la leptina en el cuerpo. Las niñas con sobrepeso tienden a comenzar la pubertad a una edad más temprana y al tener mayores niveles de leptina aumentan el riesgo de diabetes y cáncer ginecológico y de mama. Esto es lo que sucede: Cuando más comemos, más fácilmente aumentamos de peso y cuanto más aumentamos de peso también se elevan los niveles de leptina . Y cuando éstos niveles de leptina se disparan, las hormonas sexuales también se elevan con lo que se aumenta el riesgo de padecer cáncer en la mujer.

Si queremos hacer ayuno, una forma segura de hacerlo es a través de La Cura de Savia y Zumo. Más de 25 años avalan su éxito. Esta cura, sana, eficaz y sobre todo segura, aporta al organismo minerales y oligoelementos necesarios para su equilibrio vital. Para hacer La Cura solo necesitas Sirope de Savia, limón y agua.

Formas de hacer la cura de savia

  • Opción 1- Cura de savia completa

La cura completa dura de 7 a 10 días, en los cuales sólo deben ingerirse el preparado de Sirope de Savia de palma y arce, zumo de limón, agua y optativamente una pizca de cayena, pero ningún otro alimento. Cada día se tomarán de ocho a diez vasos grandes del preparado, uno cada dos horas aproximadamente. Se completa con una infusión laxante suave antes de la primera toma del día y otra antes de acostarse.

Mientras se está haciendo la cura sólo se podrán tomar además infusiones y abundante agua. Después de la cura hay que realizar una transición alimentaria correcta de dos a tres días con zumos de fruta, caldos vegetales etc. Posteriormente, continuar con unas bases sanas de nutrición.

  • Opción 2- El Semi-ayuno

El propósito del semi-ayuno es prolongar este periodo de ayuno nocturno, sustituyendo el desayuno o la cena por 2 o 3 vasos del preparado, como se indica en la Opción 1. Con la ingestión de esta bebida no se interrumpe el ayuno nocturno. Así se le ofrece al organismo más tiempo para su descanso y recuperación.

Para que el semi-ayuno sea más eficaz, conviene suprimir algunos alimentos, que por su contenido en toxinas retrasan la acción depurativa: sal, embutidos, carnes rojas, fritos, pan blanco, harinas refinadas, café, alcohol, bebidas carbónicas, lácteos, etc.

Duración recomendada: entre 10 y 30 días.

  • Opción 3- “50:50”

Consiste en 3 días de semi-ayuno, seguido de 3 días de la cura completa, seguido de otros 3 días de semi-ayuno.

Esta es la forma más fácil de iniciar la desintoxicación si nunca se ha hecho antes. Esta versión también se adapta muy bien a los compromisos sociales de algunas personas.

 Duración recomendada: 9 días.

  • Opción 4- “Un día a la semana”

Estar sin alimentos sólidos durante un día le proporciona a nuestro organismo la oportunidad de descansar y depurarse, no es demasiado difícil, ayuda a reducir el sobrepeso y mantener el peso después de la cura completa.

Para esta versión se elige un día de la semana y sólo se bebe de 6 a 10 vasos del preparado, agua e infusiones según su gusto.

sirope de savia 1 litro madal bal

Para más información: http://goo.gl/14AITL ; http://goo.gl/5CtwbU

Para consultas:www.evicro.net

 

blanca lesaola

Por Blanca Lesaola

 

evicro-fondo-aloe

Artículos Relacionados