El pez cebra motivo de estudio de las emociones en animales no domésticos

Pez cebra
Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en whatsapp
Compartir en telegram
Compartir en email

Un grupo de neurocientíficos, tras descubrir reacciones nunca antes vistas en el comportamiento de peces cebra, profundizaron en las investigaciones sobre comportamiento animal y hallaron que las emociones de los animales pueden persistir después de varios minutos de haberse activado, como por ejemplo después de haber experimentado un susto.  

La investigación se inició con un estudio que analizaba el cerebro del pez cebra, en el que los especialistas detectaron varias células, aparentemente, psíquicas y que se mantenían activas por minutos, lo cual no es usual, pues normalmente reaccionan tan sólo por un par de segundos. Este hecho aumentó las consideraciones de los expertos que el estado cerebral interno debía durar más que el estímulo original que lo desencadenó.  

Fue así que Jennifer Li y Drew Robson, de la Universidad de Harvard, empezaron una ardua investigación en torno a reacciones cerebrales en ratones, para comprender el estado interno que producen emociones como la agresión y el deseo en estos animales. En un principio recurrieron a la literatura científica y se percataron de que existen estados internos del cerebro animal que alteran sus comportamientos, pese a que el entorno no haya presentado ningún tipo de cambios. Estas alteraciones son motivadas por neuronas codificadoras, que ayudan a calibrar el estado de ánimo de los animales.

Más que respuestas a estímulos 

El cerebro de cualquier animal, según estimaciones científicas, es bombardeado con información sobre su entorno por medio de órganos sensitivos como los ojos, los oídos, la nariz o la piel, la que es procesada en la corteza sensorial del cerebro, filtrándose posteriormente en el estado cerebral interno.

Eso finalmente genera movimientos que reaccionan a circunstancias específicas, como alejar a una mosca o rastrear un alimento al detectar su olor.  Sin embargo, estas reacciones también son posibles sólo con la ayuda del cerebro, «sin entrada sensorial y sin salida conductual», a través de los sueños o los recuerdos, detallaron los investigadores.    

“Solíamos pensar en los animales como una especie de máquinas de respuesta a estímulos», opinó Anne Churchland, neurocientífica del Laboratorio Cold Spring Harbor en Nueva York, «ahora estamos empezando a darnos cuenta de que se están generando todo tipo de cosas realmente interesantes dentro de sus cerebros que cambian la forma en que se procesan las entradas sensoriales y, por lo tanto, cambia la salida de comportamiento de los animales».

Entre las nuevas herramientas que auxilian al estudio del comportamiento animal, se encuentran monitores de comportamiento automáticos, que capturan en videos las reacciones de los animales, durante horas y analizan cada movimiento, que serán alineados con grabaciones neuronales para contrastar la actividad cerebral con sus reacciones en momentos específicos.  Estas neurotécnicas significan una nueva forma de entender el comportamiento animal.

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en whatsapp
Compartir en telegram
Compartir en email

Artículos Relacionados