Perdemos 10.000 neuronas diarias pero… ¿en qué?

Neuronas
Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en whatsapp
Compartir en telegram
Compartir en email

 

Foto de Getty Images

Julio Morán Andrade, investigador del Instituto de Fisiología Celular de la UNAM (Universidad Autónoma de Madrid) afirma que la muerte de las células es un proceso natural que está controlado por nuestro organismo y es parte del envejecimiento. Si se pierden 10 mil neuronas al día, en un año perdemos más de tres millones y medio, esto si las personas tienen entre 20 y 30 años de edad

La alarma es menor si consideramos que las personas tenemos 100 mil millones de neuronas, suficientes para tener un cerebro funcional. Además, recientes investigaciones confirman que las neuronas tienen la capacidad de regenerarse, aunque son más las que perdemos que las que recuperamos.

Dado que las neuronas son células que forman parte del sistema nervioso responsables de procesar la información en forma de impulsos nerviosos y controlar numerosas funciones básicas y complejas, la pérdida masiva puede causar severos daños.

El problema está cuando una gran cantidad de neuronas se pierde. Aunque esta muerte masiva puede explicarse por una enfermedad en el cerebro, golpes en la cabeza, un accidente cerebrovascular, lesiones de la médula espinal, también algunos hábitos pueden provocar daños.

Hábitos que matan

1. Drogas. Una investigación del Centro de Divulgación Científica de la Facultad de Ciencias Exactas confirmó que el consumo de cocaína es letal para las neuronas, ya que el abuso afecta la región del cerebro llamada tálamo formado por diversos grupos de neuronas conectados a otras zonas.

Al respecto, Francisco Urbano, investigador del Instituto de Fisiología, Biología Molecular y Neurociencias de Argentina, afirma que ante el prolongado consumo de cocaína el cerebro empieza a dar respuestas involuntarias de forma espontánea, dificultando las capacidades de concentración y aprendizaje.

2. No dormir lo suficiente. El jefe de la Clínica del Sueño del Hospital General Regional 1 del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), Carlos Mac Gregor Sánchez Navarro, asegura que los desvelos y el cansancio acumulado aumentan la pérdida de células del cerebro.

Los efectos negativos por no dormir bien lo notarás con fatiga, dolor de cabeza y al realizar tareas cognitivas con rapidez.

3. Tabaquismo. Destruye las células del cerebro como lo confirma un estudio de la Universidad de Northumbria. Además, detiene su regeneración.

4. Beber poca agua. Debido a que el 75% de nuestro cuerpo está formado por agua, la deshidratación afecta a las células cerebrales y también es una de las principales causas del Alzheimer.

El Instituto de Investigación Agua y Salud (IIAS) confirma que la falta de agua en nuestro organismo provoca la incapacidad de concentración hasta en 15%, la disminución de la memoria a corto plazo en 10% y lentitud en los reflejos.

5. Exceso de comida. Provoca una lenta circulación y poca oxigenación al cerebro que para funcionar adecuadamente necesita cerca de 50% total del oxígeno diario.

Hay que poner en práctica ejercicios para fortalecer el cerebro, como son tener una dieta equilibrada, realizar actividad física diaria y tratar de controlar el estrés.

Fuente: salud180.com




Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en whatsapp
Compartir en telegram
Compartir en email

Artículos Relacionados